Los Gobernadores son conscientes de su nueva realidad. Tiempos idos cuando, por ejemplo, López Portillo celebraba las reuniones de la República. Con los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, y con Peña Nieto, en los extensos estrados de Palacio Nacional se colocaban al gabinete y a los gobernantes de las 32 entidades. Hoy, los gobernadores son menos tomados en cuenta para reuniones y tienen menores libertades para manejar  fondos de emergencia. Esa es parte de su nueva realidad. Lo comenta José Ureña en “24 Horas”. Foto de archivo.