Lugar:
Fuente:
Reforma/Antonio Baranda

Gustavo Sánchez, Alcalde de Mexicali, Baja California, presentó una controversia constitucional ante la Corte en contra del proceso legislativo con el que se avaló la llamada Ley Bonilla.

En entrevista, indicó que el acto reclamado es el “indebido” proceso -y no la reforma como tal porque aún no se promulga-, ya que a su juicio estuvo carente de sentido jurídico.

Afirmó que cuando se hacen reformas a la Constitución del Estado, los ayuntamientos deben ser citados y escuchados previamente, lo cual no sucedió.

“Los gobiernos municipales, por lo menos el de Mexicali nunca fue citado, nunca fue convidado a que compareciéramos ante el Congreso para exponer nuestras razones.

“Acudimos como Gobierno municipal porque tenemos acción jurídica para hacerlo. Por supuesto que estamos en contra de esta reforma”.

El 9 de julio, el Congreso del Estado -con el respaldo de Morena y la mayoría panista- aprobó la ampliación del periodo de la Gubernatura de Jaime Bonilla de 2 a 5 años.

Sánchez Vázquez afirmó que la controversia busca restablecer el Estado de Derecho en Baja California y evitar que entre en vigor dicha reforma, que calificó de absurda.

En caso de que el decreto de reforma sea publicado por el Gobierno del Estado, anunció el Presidente municipal, recurrirá a otras acciones jurídicas.

“Hago una invitación al resto de los ayuntamientos de Baja California, no tenemos que esperar a la promulgación, esta controversia tiene que ver contra el indebido proceso”, dijo.

“El momento procesal oportuno es ahorita, para alegar y para poder pedir a la Suprema Corte que pare este proceso de reforma”, abundó afuera de la Corte.

Acompañado de la síndico procuradora del Municipio, Blanca Irene Villaseñor, el Alcalde aseveró que la aprobación de la reforma se trata de un albazo y un atropello.

“Sería un antecedente catastrófico para México que se pudiera permitir que pasadas las elecciones, los congresos pudieran aumentar (el periodo de gobierno)”, añadió.

“Y lo que es peor, eh, reducir también un periodo, porque igual si aumenta igual se quita, piensen nada más ustedes un candidato a gobernador que gana la elección a seis años, y el Congreso adverso le dice al mes ‘van a ser tres'”.