Lugar:
Fuente:
La Jornada / Alonso Urrutia y Néstor Jiménez

Al dar a conocer el resultado de la asignación de contratos para cinco de los seis paquetes en que está dividida la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, la secretaria de Energía, Rocio Nahle sostuvo que el proceso se está cumpliendo “cabalmente” para poder alcanzar el objetivo de concluirla en tres años y con la integración de producción nacional, aunque las emoresas que obtuvieron los contratos sean trasnacionales.

Durante la conferencia matutina en Palacio Nacional, Nahle explicó así la asignación de porciones de la obra: Paquete 1, Fluor Enterprises Inc e ICA Fluor Daniel, con una asignacion de presupuesto integral de mil 795 millones de dólares; Paquete 2 y 3, Samsung Engineering Co LTD y Asociados Constructores DBNR, con mil 789 millones de dólares y mil 410 millones de dólares, respectivamente.

Paquetes 4 y 6 para Kellog Brown & Root y Constructora Hostotipaquillo SA de CV, con 351 millones de dólares y mil 844 millones de dólares, respectivamente.

Nahle señaló que a partir del primero de agosto pudiera iniciar la construcción, aunque reconoció que la Secretaria del Medio Ambiente (Semarnat) tiene de plazo hasta el 12 de agosto para entregar la resolución sobre la Manifestación de Impacto Ambiental.

La secretaria explicó que se entregaron más de cinco mil hojas de documentos para acreditar la viabilidad del proyecto y confió en que no habrá retraso en la aprobación de parte de la Semarnat.

Nahle explicó que el paquete cinco no fue licitado porque se trata de los tanques de almacenamiento, que se pretende sea para empresas nacionales.

En total, con otros gastos asociados, el costo total de la refinería será de 8 mil 134 millones de dólares, con lo cual se pretende reducir el nivel actual de importación de gasolinas que es de 70 por ciento del consumo nacional.

Destacó que entre las ventajas que tiene la construcción en Dos Bocas, Tabasco es que ahí ya se tiene infraestructura externa para suministrar gasolinas al Valle de México, lo que reduciría costos. El terreno es propiedad de Petroleos Mexicanos, se detonaría el desarrollo del sureste de México y al concluir, se podrá avanzar en el objetivo de lograr la autosuficiencia energética.

El presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que el proyecto se apoya en los técnicos del Instituto Mexicano del Petróleo.