Lugar:
Fuente:
Mexsport

El director técnico de Chivas, Tomás Boy, acepta que cometió un error al haberse gritado con el francés André Pierre Gignac y no haber disminuido su adrenalina luego de ver la primera tarjeta amarilla.

Ahora, la Comisión Disciplinaria ha sancionado con un partido al estratega, por lo que no podrá estar en el banquillo ante el Puebla.

“El castigo es merecido. Les puedo decir que tontamente me enganché, pero lo que sucedió en la cancha está en las imágenes y lo dejo en la cancha, no quiero hablar más de eso”, comentó.

El ‘Jefe’ Boy reiteró que se equivocó y además aseguró que no volverá a cometer este tipo de faltas.

“Lo de la suspensión en merecida porque no debe ser, no debo llevar a esos términos mis alegatos. No hay nada que decir, es merecida, no va a volver a suceder”, subrayó.