“A propósito de las simulaciones de la Función Pública, el destituido Calos Lomelí asegura que pronto retornará al cargo como Delegado federal en el Estado de Jalisco. Por increíble que parezca, el empresario farmacéutico que dejó el cargo por conflicto de intereses dice saber que el fallo le será favorable. De hecho, para sorpresa de propios y extraños, salió con la novedad de que nunca renunció al puesto de delegado, sino que solamente… ¡pidió licencia!”. Lo escriben en “Templo Mayor” de Reforma.