“Lo que demostró el segundo debate del PRI es la división que hay en el partido y el desinterés en el proceso. Solamente llegaron dos ex-dirigentes nacionales: Beatriz Paredes y César Camacho. Y sí, fue muy marcada la confrontación entre Ivonne Ortega y Alejando Moreno, que se descalificaron en todo momento”. Lo escriben en “Bajo Reserva” en El Universal de Ealy Ortiz. Foto de archivo.