Decenas de personas se congregaron en las calles de El Paso, Texas, para protestar contra la retórica supremacista y las políticas antiinmigrantes de la administración Trump a una semana del tiroteo en un centro comercial que dejó 22 muertos, entre ellos 8 mexicanos. Grupos latinos, entre ellos la llamada Liga de Ciudadanos Latinos Unidos (LULAC), protestaron en la “Marcha por una Norteamérica Unida”, en respuesta al ataque masivo. La información es de “Reforma”.