Con un ambiente festivo, amenizado por la música de Celso Piña y su Ronda Bogotá, así como porras, la gente reunida afuera de Gayosso Capillas Marianas en Monterrey, despídió a Celso PÑiña, “El Rebelde del Acordeón”. Tal como lo pidió el cantante de cumbia vallenata, su representante Alejandro Zea llegó al funeral con su camisa tgropical. También llegó por ahí su gran amigo Federico Caballero “El Pipiripau”. La nota es de Paula Ruiz en “Reforma”. Foto de Juan Flores.