Lugar:
Fuente:
Excélsior

Como bien sabes, el monstruo del lago Ness es uno de los grandes misterios del mundo.

Según la leyenda, habita en aguas dulces cerca de la ciudad de Inverness, en Escocia.

Y aunque la mayoría de los científicos y expertos afirman que las pruebas no son convincentes y las consideran ‘fraude’, muchas personas que lo han visto con sus propios ojos aseguran lo contrario.

Recientemente se dio a conocer que un investigador de Nueva Zelanda realizó un importante estudio de ADN en dicho lago y afirmó que una de las teorías sobre el ‘monstruo’ es ‘probable’.

El profesor Neil Gemmell, de la Universidad de Otago, y su equipo, tomaron cientos de muestras de agua del lago durante un viaje de investigación en 2018. El ADN de esas muestras fue extraído y secuenciado, dando como resultadoalrededor de 500 millones de secuencias que han sido comparadas con las bases de datos existentes.

Basándose en los resultados del estudio, Gemmell, experto en genómica y biología, señaló que de las cuatro teorías principales que rodean la supuesta existencia de un enorme reptil dentro del lago, los investigadores han descartado la mayoría de ellas, “sin embargo, una sigue siendo plausible“.

Gemmell reconoció que es poco probable que se pueda encontrar ADN de una criatura así en el lago Ness, pero se negó a revelar más detalles antes de una conferencia de prensa oficial sobre los hallazgos de su equipo, programada para el mes de septiembre.

El objetivo principal del proyecto no era determinar, de una vez por todas, la existencia o no del monstruo del lago Ness, sino mostrar los métodos de investigación desplegados por el equipo, reseñan medios neozelandeses.

Monstruo o no, el ADN ambiental, la tecnología que estamos utilizando, es una forma muy emocionante de evaluar las especies vivas en un entorno particular”, explicó Gemmell.