1) “¡Adúltero!” le gritó doña Macalota a don Piruetas cuando lo sorprendió en el lecho conyugal refocilándose con la guapa vecina del 14. “Lo soy yo- admitió el casquivano esposo-. Pero a ver: “¿qué otro defecto me ves?”. 2) “Doña Panoplia de Altopedo, dama de buena sociedad, acudió junto con su marido don Sinople a la consulta de un consejero matrimonial. Le dijo don Sinople: “En los últimos 14 meses mi esposa y yo no hemos estado de acuerdo ni una sola vez”. Acotó doña Panoplia: “No, han sido 15”. Los escribe “Catón” en Reforma.