Nos comentan que a Rosario Robles le cayó como balde agua fría enterarse que Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, anunció que la dependencia a su cargo prepara dos denuncias más en su contra, y para colmo, 24 horas después, los dos despachos de abogados que la defendían decidieron decirle adiós debido a que de plano no tiene cómo pagarles por sus servicios, dado que a su vez le congelaron sus cuentas bancarias. Lo publican en “Bajo Reserva” de El Universal de Ealy Ortiz.