Lugar:
Fuente:
AFP

Pese a las protestas de México que había pedido su cancelación, una subasta de arte precolombino se llevó a cabo este miércoles en París, con una diosa azteca como pieza estrella, vendida por 377 mil euros.

Más de un centenar de lotes procedentes de colecciones privadas fueron vendidos en este remate organizado por la casa Millon en la sala de subastas Hotel Drouot de París, por un monto total de 1,2 millones de euros (1,3 millones de dólares).

Una estatuilla de Chalchiuhtlicue, diosa azteca del agua y protectora de los nacimientos, fue adjudicada por 416 mil  dólares), un precio cinco veces superior al estimado. De piedra volcánica esculpida, la diosa tiene los ojos dirigidos hacia el cielo.

Otra diosa azteca, Coatlicue, de la fertilidad y la tierra, se vendió por 107 mil dólares, en esta subasta en que abundaron las máscaras y las estatuillas arqueológicas, características de las culturas precolombinas.

México había solicitado su cancelación porque entre los objetos subastados “95 provienen de su patrimonio cultural”, y 23 son imitaciones de fabricación reciente, aseguró su embajador en Francia, Juan Manuel Gómez Robledo.

El diplomático afirmó apoyarse en los resultados de un peritaje del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

Llamamiento de la Unesco 

La Unesco recomendó por su parte que se pospusiera la subasta para que Millon aclarara a México la procedencia de las piezas.

“Tenemos que lamentar y condenar que pese a las gestiones emprendidas no conseguimos que la casa de subastas cancelara la venta”, dijo Gómez Robledo poco antes del inicio de la subasta.

El subastador de la venta, Alexandre Millon, se congratuló en la sala por la “serenidad” de las autoridades francesas, que no cedieron “a la presión mediática”.

Gómez Robledo explicó haber mantenido cinco reuniones en los últimos días con los ministerios de Cultura y Relaciones Exteriores franceses, limitándose a destacar “el mejor ánimo” de las autoridades para “entablar una cooperación con México”.

Millon retiró la semana pasada una de las piezas prehispánicas incluidas en la venta, el fragmento de una estela arqueológica maya perteneciente al patrimonio cultural de Guatemala y que el gobierno reclamaba.

Las autoridades mexicanas dijeron que desconocen cuándo y cómo salieron las piezas que se subastaron.

La mayoría de objetos proceden de Teotihuacán, Guerrero y Oaxaca, y del sureste de México, región de la cultura olmeca y maya.

“Esta colección, que forma parte de las últimas colecciones francesas constituidas en la posguerra, es destacable en cuanto a su procedencia, su prestigio, la publicación de piezas en obras indispensables sobre arte precolombino y su participación en grandes exposiciones”, defendió Alexandre Millon.

El embajador afirmó que se presentó una denuncia contra la celebración de la subasta, solicitando la cooperación del ministerio de Justicia francés, a la vez que se alertó a la UNESCO, cuya Convención de 1970 de protección de bienes culturales fue firmada por Francia y México.

Fuentes de la UNESCO confirmaron a la AFP que recomendaron a la casa Millon el aplazamiento de la venta con el fin de aclarar la procedencia de los objetos, una demanda que no obtuvo respuesta.

México ha reclamado en más de una ocasión la suspensión de ventas de arte precolombino en París, como ocurrió en 2013 con la de la colección Barbier-Mueller.

Esta es la primera acción del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador para tratar de suspender una subasta de arte precolombino en París, en nombre de la salvaguarda del patrimonio cultural.

Sin embargo, el ejecutivo lanzó otras protestas frente a dos grandes casas de moda, Carolina Herrera y Louis Vuitton, acusándolos de apropiación cultural en algunas de sus creaciones.