Lugar:
Fuente:
El Financiero

La Casa Blanca otorgó temporalmente exenciones arancelarias a más de 400 productos exportados por China, reportó este viernes The Washington Post.

El medio tuvo acceso a documentos de la Oficina del Representante Comercial de EU, en el que observó que la medida aplicará a una amplia variedad de productos que van desde popotes y filtros para cafeteras hasta radiadores de automóviles y correas para perros.

Los 437 productos están entre aquellos que terminaron viéndose ‘arrastrados’ en la guerra comercial y cuando la Casa Blanca aplicó aranceles a 250 mil millones de dólares en productos chinos.

The Washington Post apuntó que la medida busca ayudar a las empresas estadounidenses afectadas por los aranceles de Donald Trump, particularmente porque tanto él como los miembros de su administración no han sido claros sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo comercial con China.

En total, la Oficina del Representante Comercial de EU otorgó 437 exenciones a mil 100 solicitudes hechas por empresas y otras entidades del país. Otros productos beneficiados son las antorchas de mecha al aire libre; ciertas patinetas eléctricas y motocicletas; partes de aspiradoras para limpiar albercas, y fuentes de agua para mascotas, según el diario estadounidense.

El diario explica que las compañías pueden solicitar ser eximidas de nuevos aranceles bajo el argumento de que será más caro o difícil encontrar sus productos en otros países.

Los documentos de la Oficina del Representante Comercial de EU consultados por el medio establecen tres conjuntos de exclusiones. Un conjunto, que abarca aranceles sobre bienes con un valor de 200 mil millones implementados en septiembre pasado, vencerá en agosto de 2020.

Otro conjunto de gravámenes con un valor de 16 mil millones implementados en agosto pasado, vencerá el próximo año. Un tercer conjunto de exclusiones, basado en aranceles con un valor de 34 mil millones de dólares que entraron en vigencia en julio pasado, también vencerá en 2020.

El presidente de EU dijo este viernes a reporteros que no creía que se necesitara alcanzar un acuerdo con China antes de las elecciones presidenciales del próximo año, debido a la fortaleza de la economía estadounidense. Aseguró que no estaba interesado en buscar un acuerdo comercial parcial, sino “un gran acuerdo”, incluso si este no era cerrado antes de 2020.

Trump prevé que una economía fuerte lo impulsará a la reelección, pero hay signos recientes de que esta se está desacelerando: la industria manufacturera está en recesión; las empresas han reducido los gastos y la guerra comercial del mandatario está comenzando a afectar a las empresas y los consumidores, de acuerdo con el diario.

Una nueva encuesta del Institute for Supply Management mostró que la actividad manufacturera se redujo en agosto por primera vez en tres años. Los nuevos pedidos de productos manufacturados cayeron por segundo mes consecutivo a un nivel no visto desde finales de 2009, y la producción y el empleo se contrajeron por primera vez en tres años.

Otro informe de IHS Markit confirmó los hallazgos, que mostraron que la actividad de fabricación está en su nivel más débil en casi 10 años.