Lugar:
Fuente:
AFP

Donald Trump pidió a su par ucranio investigar a su rival político Joe Biden, según la transcripción de una llamada telefónica entre ambos dirigentes, pero el mandatario de Estados Unidos negó “la más mínima presión” sobre el gobierno del país europeo.

Las revelaciones ocurren un día después de que la oposición demócrata en el Congreso aprovechara la explosiva llamada para lanzar un proceso de juicio político contra Trump, por supuestamente presionar a Ucrania para perjudicar a su rival político Joe Biden.

Según la transcripción de la llamada del 25 de julio, Trump le pidió a Volodimir Zelenski “mirar” señalamientos de supuesta corrupción por parte uno de los hijos de Joe Biden, principal candidato demócrata a las elecciones de 2020.

“Se habla mucho del hijo de Biden, que Biden detuvo la investigación y muchas personas quieren saber sobre eso”, dijo Trump a Volodimir Zelenski en la llamada del 25 de julio. “Biden se jactaba de haber detenido la investigación así que si puedes mirar eso”, añadió.

Tras la publicación de la transcripción, Trump aseguró que no ejerció “la más mínima presión” sobre Ucrania.

“Fue una carta amistosa, no hubo presión”, repitió Trump, denunciando lo que llamó “la mayor caza de brujas en la historia de Estados Unidos”.

En la llamada, Trump propone además a su homólogo ucranio trabajar en cooperación con su abogado, Rudy Giuliani, “un hombre muy respetado” y con el fiscal general de Estados Unidos, Bill Barr. Precisa que los dos abogados se pondrían en contacto con él en breve.

Hunter Biden fue miembro desde 2014 hasta 2019 del comité de monitoreo del grupo de gas ucranio Burisma, perteneciente a un oligarca prorruso de dudosa reputación.

Más temprano, el inquilino de la Casa Blanca había criticado a los demócratas desde Nueva York, diciendo que estaban “llenos de odio y miedo”, y aseguró ser el presidente más “abusado” de la historia de Estados Unidos.

Cuando faltan 400 días para las próximas elecciones presidenciales, los demócratas lanzaron la primera etapa de la acusación contra Donald Trump, un procedimiento poco común y explosivo con pocos chances de llevar a una destitución, pero que arroja una sombra sobre su campaña de reelección.

Un misterioso denunciante alertó que Trump podría haber presionado a las autoridades ucranias para obligarlos a investigar al exvicepresidente de Barack Obama, Joe Biden.

Efecto “positivo”  

Por su parte, los congresistas demócratas están tratando de asegurar una audiencia del denunciante, un miembro de la comunidad de inteligencia y quien generó el escándalo.

Su objetivo es reunir la mayor cantidad de información posible en varios comités para respaldar el historial para un juicio político antes de proceder a la votación plenaria en la cámara baja del Congreso.

Dada la mayoría demócrata en esta cámara, es probable que Donald Trump sea acusado, lo que solo le sucedió a dos de sus predecesores: los demócratas Andrew Johnson, en 1868; y Bill Clinton, quien fue denunciado por “perjurio” en 1998 en el marco de su relación con la becaria de la Casa Blanca, Monica Lewinsky.

El Senado, con una mayoría republicana aún leal a Trump, realizaría entonces el juicio político contra el presidente y votará si lo destituye o no. Los demócratas deberían convencer a 20 senadores republicanos, lo que parece muy poco probable en esta etapa.

Este proceso podría volverse incluso contra los demócratas. Donald Trump dijo el martes que una acusación tendría un efecto “positivo” en su campaña.

Esa posibilidad retrasó durante mucho tiempo a la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien se había mostrado reacia hasta ahora a recurrir a este proceso solicitado por algunos congresistas sobre la base de los resultados de la investigación a la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

La hábil estratega de 79 años temía que los votantes sancionen en 2020 a un partido que pasa demasiado tiempo centrado en el presidente en lugar de hablar sobre los temas importantes, como economía y salud.

Nadie puede presionarme, ni Trump: Zelenski

Kiev. El presidente ucranio Volodimir Zelenski negó este miércoles haber recibido presiones de su homólogo estadunidense, Donald Trump, para investigar al ex presidente y candidato presidencial Joe Biden, durante una conversación telefónica.

“Nadie puede presionarme puesto que soy el presidente de un país independiente”, declaró Zelenski a una cadena de televisión rusa, durante una entrevista realizada en Nueva York.

“La única persona que puede presionarme es mi hijo de seis años”, añadió en tono jocoso, explicando que se reunirá con el presidente Trump por primera vez este miércoles, al margen de la Asamblea General de la ONU.

Los demócratas estadunidenses comenzaron el martes un procedimiento de destitución contra Trump, sospechoso de haber solicitado a Zelenski que investigara a su potencial rival demócrata para las elecciones presidenciales de 2020.

Trump está acusado de haber presionado al presidente ucraniano durante una conversación telefónica, en julio, para obtener una investigación por parte de Kiev sobre un caso de posible corrupción que involucra a Hunter Biden, uno de los hijos de Joe Biden, quien ha trabajado para un grupo gasero ucraniano perteneciente a un oligarca prorruso de dudosa reputación.

Si bien Trump confirmó que la conversación hacía referencia a una acusación de “corrupción” contra los Biden, negó cualquier “presión” sobre su homólogo ucraniano y autorizó la publicación de la transcripción de la entrevista.

Nancy Pelosi, líder demócrata de la Cámara de Representantes, anunció este martes el lanzamiento de una investigación formal de juicio político en contra de Donald Trump por presuntamente presionar a Ucrania para investigar al hijo de Joe Biden por corrupción, su potencial rival para 2020.

¿Qué es el impeachment? Este es el proceso que inició la Cámara de Representantes contra Trump

¿Cómo funciona el proceso de juicio político? Te lo explicamos:

El impeachment es un proceso mediante el cual se acusa a un funcionario público de violar la ley, pero no significa que este sea removido del cargo de manera automática.

La Constitución de Estados Unidos permite que el Congreso retire a los presidentes de su cargo antes de que termine su mandato siempre y cuando exista una mayoría de legisladores que voten a favor de que se cometió una traición, que existan sobornos o ‘crímenes y delitos menores’.

Por ‘crímenes y delitos menores’ se puede entender un abuso de poder por parte de un funcionario público de alto nivel. Esto no necesariamente tiene que ser una violación de un estatuto penal ordinario.

De acuerdo con información de The New York Times, tres presidentes han sido sometidos a procesos de juicio político en la historia. Dos de ellos fueron acusados: Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998.

Ambos fueron absueltos y completaron sus mandatos. El tercero de ellos fue Richard Nixon, quien renunció en 1974 para evitar ser acusado.

Primero, seis comités de la Cámara de Representantes investigarán al presidente Trump por las acusaciones y deberán enviar sus resultados a un Comité Judicial.

Si los hallazgos son pruebas insuficientes, el mandatario se mantiene en el cargo.

Si se determina que los hallazgos son suficientes, la Cámara tiene un ‘voto’ sobre los artículos de juicio político. Es ahí en donde la Cámara vota para destituir al mandatario.

Si la mayoría elige a favor de la destitución, Trump es oficialmente acusado.

Entonces las acusaciones pasan al Senado, en donde se lleva a cabo un juicio supervisado por el presidente de la Suprema Corte y se vota para condenar al presidente. Actualmente, los republicanos controlan el Senado.

Si al menos dos tercios de los senadores declaran culpable a Trump, es expulsado y será entonces el vicepresidente, Mike Pence, quien debería asumir el cargo.

El presidente de EU se encontraba ante la Asamblea General de la ONU cuando Nancy Pelosi hizo el anuncio del inicio del proceso. El mandatario calificó esto como ‘una cacería de brujas’.

“Ni siquiera vieron la transcripción de la llamada. ¡Una total cacería de brujas!”, escribió en su cuenta de Twitter.

Horas antes, Trump anunció que había ordenado la publicación de la transcripción “no expurgada” de su llamada telefónica en julio con el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy.