“Hace unas semanas estuvieron den México muchos de los premios Nobel de la Paz. Dos de ellos, ex-Presidentes de sus países destacan: Frederik de Klerk, quien fue el mandatario de Sudáfrica que desmanteló el régimen de apartheid que lo parió, porque entendió que el mundo había cambiado. Lo mismo caracterizó a Juan Manuel Santos, de Colombia, quien hizo la paz con las FARC. Ambos abrieron, conciliaron y promovieron una reconciliación nacional para construir un mejor futuro. Mucho que aprenderles”. Lo escribe Luis Rubio en “Reforma”. Foto de “Semana”.