El dueño del Veracruz, Fidel Kuri, dijo que hubiera preferido que el equipo descendiera de forma inmediata, a la protesta que hicieron los jugadores en la cancha. Kuri señaló lo relevado por Guido Pizarro, quien manifestó que Tigres había acordado parar sólo un minuto después del silbatazo inicial, pero que después en el estadio los escualos cambiaron de opinión y quisieron parar más tiempo. Carlos Salcido, de Veracruz, den conferencia de prensa con los jugadores veracruzanos, dijo en cambio que los Tigres sabían que íbamos a parar tres minutos. La nota es de Marco Delgado en “XEU Noticias”.