“¡AU REVOIR! En los pasillos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes se da por hecho que Javier Jiménez Espriú pronto tomará un avión -y no de Santa Lucía- para irse como embajador a Francia. ¿Será”. Eso escriben en “Templo Mayor” de Reforma. Ayer, en su comparecencia ante diputados, el titular de la SCT, ante el cuestionamiento de un legislador de que existían colaboradores corruptos de anteriores administraciones en su gestión, dijo que en la dependencia no pueden trabajar personas corruptas, y si las hay, serán separadas de sus cargo, según nota de Azucena Vázquez. Foto de Paola Urdapilleta.