“El estado de la actividad económica en México ha tenido un proceso de desaceleración y está en una etapa de estancamiento”, reconoció el Presidente del Banco de México, Alejandro Díaz de León. Agregó que no se prevé que la reducción de la tasa de interés a 7.75 por ciento tenga un efecto en impulsar la economía. Sin embargo, reconoció que la masa salarial ha venido creciendo por las revisiones salariales y ello ha contribuido a que la capacidad de pagos de los hogares se mantenga en las mismas condiciones”. La nota es de Jorge Cano en “Reforma”.