“En mi caso, estoy bien. Mi mujer no me pega, me corrige. No me regaña, me orienta. No me manda, me guía. Y no les digo más, porque estoy planchando la ropa que mi esposa va a usar mañana”. Lo escribe Salvador Canseco Flores. Texto y foto de Facebook.