En su cuarto día de protestas, normalistas rurales de Michoacán pasaron de bloquear el desplazamiento de trenes de carga a secuestrar camiones de alimentos y botear en casetas de cobro de carreteras. De acuerdo con la Asociaciones de Industriales del Estado de Michoacán, el bloqueo permanente en tres puntos de las vía del tren ya afectaba ayer la movivilidad de mil 800 contenedores de mercancías; 2 mil 275 vehículos nuevos, el traslado de combustóleo de Pemex y la operación de diversos sectores industriales.El Fiscal estatal, Adrián López, descartó el uso de la fuerza pública para retirarlos de los bloqueos. La nota es de Iris Velázquez en “Reforma”.