Lugar:
Fuente:
El Financiero / Diego Caso

El Banco de México (Banxico) anunció este jueves su tercer recorte consecutivo a la tasa de interés de 25 puntos base, en línea con lo esperado por la mayoría de los analistas.

Con ello, el referencial se ubica ahora en 7.50 por ciento, un nivel no visto desde mayo de 2018, después de las deducciones anunciadas en agosto y septiembre.

La decisión no fue unánime, pues dos subgobernadores del Banco Central se pronunciaron a favor de un recorte de 50 puntos base, para dejar el referencial en 7.25 por ciento.

Tres reducciones a la tasa de interés en reuniones consecutivas de la Junta de Gobierno del Banco Central era algo que no se veía desde inicios de 2009.

La baja está en línea con la previsión de la mayoría de los analistas consultados con Bloomberg. 17 especialistas pronosticaron una deducción de 25 puntos base, mientras que nueve se inclinaron por una de 50 puntos.

El recorte se da después de que en octubre, la Reserva Federal también redujera, por tercera ocasión en lo que va del año, su tasa de interés. El referencial quedó en un rango de 1.5-1.75 por ciento después de la rebaja de 25 puntos base.

La decisión del Banco Central se da a conocer en un entorno en el que la inflación se ha mantenido en el rango objetivo del Banxico por nueve quincenas consecutivas, pero con una economía estancada con un crecimiento de casi cero en lo que va de 2019.

Un recorte en el referencial puede impulsar el avance de la economía, esto a través del estímulo al gasto de las empresas y los consumidores provocado por el abaratamiento de los créditos.

La estimación oportuna del Producto Interno Bruto tuvo un crecimiento trimestral de 0.1 por ciento en el lapso de julio-septiembre, con base en cifras ajustadas por estacionalidad, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Esta alza fue precedida por un avance marginal de 0.02 por ciento en el segundo trimestre y una contracción de 0.2 por ciento en el primero.

“La información oportuna para el tercer trimestre de 2019 muestra que se ha mantenido el estancamiento de la actividad económica que se ha venido observando por varios trimestres. Ello implica la ampliación de las condiciones de holgura de la economía a un ritmo mayor al previsto. Con base en la información más reciente, el crecimiento que se prevé para el PIB en este y el próximo año sería menor al publicado en el Informe Trimestral Abril-Junio 2019″, puntualizó el Banco Central en su comunicado.

El Banco Central recortó en agosto su pronóstico de crecimiento a un rango de 0.2-0.7 por ciento para 2019, e hizo lo propio para el de 2020, que pasó de un rango de 1.7 – 2.7 por ciento a uno de 1.5 – 2.5 por ciento.