Lugar:
Fuente:
El Financiero

El subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, indicó este miércoles que, aunque hay avances para hallar una solución sobre el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), aún falta trabajo por hacer.

“Estamos en camino a una solución”, pero “todavía hay mucho por recorrer sobre el T-MEC”, indicó antes de una reunión con el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

En el encuentro, las partes plantean discutir las propuestas en las que la administración del presidente estadounidense, Donald Trump, está trabajando con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi .

No obstante, Seade mencionó que “hay progreso en todos los ámbitos”.

Además, comentó a medios de comunicación que se encuentra analizando los temas pendientes con cuidado.

“Hablé por teléfono con la ministra Freeland, tuvimos un conversación cordial y positiva, no sé si ella asista a la reunión de hoy. En todo caso, pienso ir a Canadá el próximo viernes, ya que tenemos una reunión de trabajo más detallada, para tratar de llegar a un acuerdo”, dijo.

Esta reunión se llevará a cabo en un momento en el que el Gobierno de Trump busca llegar a un acuerdo con el Partido Demócrata para realizar cambios en el T-MEC, y posteriormente, conseguir una ratificación del mismo.

Entre las principales prioridades de Lighthizer se encuentran cuatro temas: las disposiciones laborales, ambientales, los paneles de solución de disputas y asuntos vinculados con el tratamiento de drogas.

Cualquier cambio en el texto tendrá que ser aprobado por Canadá y México antes de que la administración estadounidense pueda finalizar el acuerdo y enviarlo al Congreso para su votación. Se espera que Canadá acepte cambios en el texto sin problemas.

Lo que aún no está claro es si México aceptará nuevas disposiciones en normas laborales.

“Algunos funcionarios mexicanos están cada vez más preocupados de que los demócratas y los líderes sindicales estén presionando por cambios que puedan ser una amenaza para la soberanía del país”, mencionaron algunas fuentes al portal Político.

También les preocupa que cualquier demanda que vaya demasiado lejos obligaría a México a rechazar un compromiso entre los demócratas y Lighthizer, lo que retrasaría aún más la ratificación del pacto.

Con información de Héctor Usla