Lugar:
Fuente:
Reuters

China advirtió este jueves a Estados Unidos que adoptará “firmes contramedidas” en respuesta a la legislación estadunidense que respalda a los manifestantes antigubernamentales en Hong Kong, y dijo que los intentos de interferir en la ciudad gobernada por Pekín están condenados al fracaso.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, promulgó el miércoles una legislación del Congreso que apoya a los manifestantes, pese a la airada reacción de China, con quien negocia un acuerdo para poner fin a una larga guerra comercial.

Los manifestantes en Hong Kong respondieron con la celebración de una marcha en el centro para conmemorar el Día de Acción de Gracias, a la que acudieron miles de personas, algunas envueltas en banderas estadunidenses.

“La idea de la protesta es mostrar nuestra gratitud y agradecer al Congreso de Estados Unidos y al presidente Trump por aprobar el proyecto”, dijo Sunny Cheung, de 23 años y una de las estudiantes que presionó en favor de la legislación.

“Estamos muy agradecidos por esto y apreciamos realmente el esfuerzo hecho por los estadunidenses que apoyan a Hong Kong, que están con Hong Kong, que prefirieron no alinearse con Pekín”, afirmó, al tiempo que instó a otros países a aprobar legislaciones similares.

La ley exige que el Departamento de Estado certifique, al menos una vez al año, que Hong Kong es lo suficientemente autónoma como para justificar que se mantengan las condiciones comerciales favorables con Estados Unidos que han ayudado a que el territorio crezca como centro financiero mundial. También amenaza con sanciones si se violan los derechos humanos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores chino dijo que Washington sufrirá las consecuencias de las contramedidas de Pekín si sigue “actuando arbitrariamente” respecto a Hong Kong.

El viceministro de Relaciones Exteriores de China, Le Yucheng, convocó este jueves al embajador de Estados Unidos, Terry Branstad, y le exigió el cese inmediato de la interferencia en los asuntos internos de China.

El gobierno de Hong Kong, apoyado por Pekín, dijo que la legislación envía una señal errónea a los manifestantes y que es una “clara injerencia” en los asuntos internos de la ciudad.

China evalúa impedir que los autores de la legislación, patrocinada por el senador republicano Marco Rubio, entren a la China continental y a Hong Kong y Macao, dijo Hu Xijin, editor del tabloide chino Global Times, en Twitter.

Más de 5 mil 800 personas han sido arrestadas desde que se inició el movimiento en junio tras una propuesta que permitía extradiciones a China continental, la cifra creció en octubre y noviembre a medida que escalaba la violencia.

“Esta autodenominada legislación solo fortalecerá la resolución del pueblo chino, incluida la gente de Hong Kong, y pondrá en evidencia las siniestras intenciones y la naturaleza hegemónica de Estados Unidos”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores. “La trama estadunidense está condenada”.

El portavoz ministerial, Geng Shuang, declinó comentar qué contramedidas planea Pekín. “Estén atentos y sigan este asunto”, dijo. “Ocurrirá lo que tenga que ocurrir”.