Lugar:
Fuente:
IVEC

En el estado de Veracruz hay varias artesanías que están en riesgo de desaparecer, afirmó el subdirector de Desarrollo Cultural Regional del Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC), Óscar Hernández Beltrán.

Un ejemplo son los productos que se hacen con barro de baja temperatura, a consecuencia de que el ecosistema ha si do modificado y la materia prima ya no es limpia porque los mantos freáticos están sucios.

Esa situación se presenta en la región de las altas montañas, en las cercanías de Orizaba; y también en la zona del Castillo de Xalapa, “en donde los artesanos de Chiltoyac cada día tienen más problemas para conseguir la materia prima”.

Lo mismo ocurre con la cestería, ya que en Hueyapan de Ocampo los artesanos antes tenían que caminar en el monte hora y media para llegar a los bancos de bambú; ahora ya son jornadas de tres o cuatro horas y cada vez son más pequeñas.

El peligro de extinción no solo es a consecuencia de la sustentabilidad ambiental, también es por la competencia desleal con artesanías orientales, principalmente chinas.

“Un cesto veracruzano elaborado con gran calidad y mucho esmero tiene un precio de cuatro o cinco dólares y en un pasillo de un supermercado podemos comprar una pieza análoga en un dólar o dólar y medio”.