Lugar:
Fuente:
Reforma/Rolando Herrera

Ante indígenas de los pueblos otomí y tepehua, el Presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que este año se pretenden sembrar otro medio millón de hectáreas de árboles frutales y maderables

Para cumplir con esta meta, dijo en la explanada del Municipio de Tenango de Doria, se va a necesitar contratar a 450 mil campesinos, quienes recibirán un pago mensual de manera permanente.

López Obrador dijo que el año pasado el programa inició en estados del sureste del País y que este año se incorporarán al programa, denominado Sembrando Vida, Hidalgo y Puebla.

Al llegar a este Municipio, López Obrador fue recibido por representantes de la autoridades indígenas, quienes hicieron un rito mediante el cual le otorgaron al Presidente el bastón de mando y lo ataviaron con distintos símbolos de los pueblos otomí y tepehua.

A pesar de la lluvia y el frío, durante el mitin los simpatizantes de López Obrador y Fayad sostuvieron un duelo de porras desde que ambos Mandatarios llegaron a la explanada de esta localidad.

“Es un honor estar con Obrador”, gritataban los seguidores del Presidente y en réplica los simpatizantes de Fayad coreaban “Omar, Omar, Omar”.

Durante su discurso, Fayad aseguró que durante su Administración se ha disminuido la pobreza, pero que todavía existe un rezago importante, el cual solo podrá ser superado en si el Gobierno Federal y el local trabajan de manera coordinada.

“Señor Presidente, la pobreza hace tres años, cuando arribé como Gobernador, estaba al 50 por ciento, hemos hecho un esfuerzo y hemos logrado ser la entidadad, (evaluada) por los órganos de la República, como el segundo mejor esfuerzo nacional de combate a la pobreza en el País”, sostuvo.

En representación de las comunidades indígenas habló Erik Pedraza, quien dijo que llevaron a cabo asambleas para definir qué tipo de obras y ayudas necesitan, por lo que le entregaron a López Obrador una lista con sus demandas.