Lugar:
Fuente:
Excélsior / Ernesto Méndez

Las 293 tortugas marinas de la especie Golfina y Prieta, encontradas muertas a finales de 2019 en playas de Oaxaca, murieron debido a la ingesta de algas tóxicas, de acuerdo a las necropsias practicadas a los ejemplares, informó la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

En un comunicado de prensa, explicó que el pasado 25 de diciembre ocurrió el fenómeno natural conocido como marea roja, provocado por el aumento de microalgas en el agua.

“Al día siguiente, el Centro Mexicano de la Tortuga realizó la necropsia a dos ejemplares de tortugas prietas (Chelonia agassizi), encontradas muertas en las playas de Huatulco, y determinó la causa de muerte: intoxicación por salpas (tremátodo) que paralizan a las tortugas”, detalló.

La autoridad ambiental señaló que el fenómeno no es nuevo. En febrero del 2016, ocurrió una situación similar en la costa oaxaqueña, razón por la que el Laboratorio de Investigación en Reproducción Animal de la Escuela de Medicina, Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca, realizó estudios a las diferentes tortugas muertas encontradas en las playas, dando como resultado la presencia de microalgas tóxicas.

Con este antecedente, el 30 de diciembre del 2019, personal de Profepa asistió a una reunión de trabajo en Santa Cruz Huatulco con diversas instituciones del sector para atender y dar seguimiento a los decesos masivos.

“Se realizaron recorridos de vigilancia marítima y terrestre en las playas donde localizaron las tortugas muertas, con acompañamiento de elementos de la Secretaría de Marina (Semar), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), la Regiduría de Salud y personal de Playas Limpias”, indicó.

La Profepa señaló que se dio destino final, mediante entierro sanitario, a un total de 292 ejemplares de tortuga Prieta y una Golfina, y se lograron rescatar 27 tortugas vivas que ya son rehabilitadas en las instalaciones del Centro Mexicano de la Tortuga, que posteriormente serán liberadas.