Lugar:
Fuente:
XEU Noticias / José de Aquino

El acuario de Veracruz, además de ser un atractivo turístico es un centro educativo y de conservación de especies que desde el 2012 cuenta con un programa de rescate animal, en el que se rehabilitan diversos ejemplares para reintegrarlas a su hábitat.

Este programa se desarrolla ante la necesidad de tantas especies marinas en situación de riesgo, por lo que desde hace años el acuario de Veracruz rescata y rehabilita de manera exitosa tortugas marinas, gaviotas, pelícanos, manatíes, nutrias, entre otros.

Alejandro de la Rosa, médico veterinario del Acuario de Veracruz destacó el objetivo del programa que se instituyó desde hace años: “El objetivo del programa es rescatar, rehabilitar e reintroducir (…) trabajamos muy de la mano con Profepa con las autoridades ambientales para que esto pueda llevarse a cabo”.

Aves marinas con fracturas y deshidratación, tortugas marinas con anzuelos y hasta con heridas severas realizadas por perros ferales son las que atienden con recursos propios el Acuario de Veracruz.

“La conservación cuesta dinero y cuesta mucho dinero, a los animales no le podemos cobrar nada, entonces gracias a la visitación, que viene la gente pues ellos también son aliados de la conservación porque un porcentaje va destinado a estos programas”.

Al año se atienden en promedio a más de 60 ejemplares, que son vidas que se salvan gracias a la intervención de un equipo de especialistas del Acuario de Veracruz.

“Son más de 60 ejemplares que nosotros llegamos a recibir aquí en la institución, ha habido años críticos en el 2014 recibimos en todo el año tan solo de pelícanos, de aves marinas y costeras, alrededor de 45 aves más aparte lo de tortugas, nutrias, manatíes”.

Explicó que los altos los gastos, por ejemplo una tortuga que necesita ser sedada para retirarle un anzuelo se habla de entre 9 mil y 10 mil pesos por ejemplar.

El Acuario de Veracruz no solo es un lugar que sirve para que las personas conozcan a las diversas especies, es un centro de conservación y de rehabilitación que con sus propios recursos apoya incluso a las autoridades ambientales cuando algún ejemplar requiere ser rehabilitado.