Ya se ha dicho mucho que cuando éramos niños y jóvenes, en México se disfrutaba mucho la vida porque podía uno andar en las calles a cualquier hora de la noche sin ningún riesgo. Igual sucede con los viajes, antes era más placentero viajar, ahora, hacerlo, sobre todo a Europa, conlleva además del riesgo propio del traslado, los casos de terrorismo que allá se han suscitado… y ahora la gran diseminación del coronavirus. Foto de “Guías Viajar”.