Lugar:
Fuente:
Reforma

En el Municipio de Silao, Guanajuato, la planta de ensamble frenará sus procesos desde el 30 de marzo. Foto: Reuters

General Motors de México informó que extenderá la suspensión de operaciones por el coronavirus a todos sus complejos de manufactura en el País, por tiempo indefinido.

En San Luis Potosí, la planta de ensamble cerrará el 20 de marzo y la de transmisiones hasta el 30.

En el Municipio de Silao, Guanajuato, la planta de ensamble frenará sus procesos desde el 30 de marzo, mientras que la de motores y transmisiones (6 y 8 velocidades) cierra el 23 de marzo y la de transmisiones (10 velocidades) a partir del 27.

En Ramos Arizpe, Coahuila, tanto la planta de ensamble como la de motores y transmisiones frenarán operaciones desde el 30 de marzo.

En Toluca, Estado de México, la planta de motores y la de fundición suspenderá su producción desde el 26 de marzo.

Ayer, General Motors de México había anunciado que sólo suspendería operaciones en su planta de ensamble en el complejo San Luis Potosí.

La compañía informó que no hay fechas precisas para el reinicio de operaciones, por lo que la suspensión de producción se mantendrá hasta nuevo aviso.

“La compañía está realizando una suspensión sistemática y ordenada de sus operaciones de manufactura en Norteamérica debido a las condiciones del mercado y para seguir protegiendo a las personas en un esfuerzo para combatir los riesgos de contagio del coronavirus (covid-19)”, explicó a través de un comunicado.
…Y producirá respiradores

General Motors llegó este viernes a un acuerdo con el productor de equipos médicos Ventec Life Systems para incrementar la producción de respiradores necesarios para tratar a los casos más graves de Covid-19.

Un portavoz de GM señaló que Ventec aprovechará la capacidad logística, la capacidad de compras y la experiencia manufacturera de la compañía automovilística para incrementar la producción de respiradores.

La colaboración entre GM y Ventec se produce en el seno de StopTheSpread.org, una iniciativa del sector privado en Estados Unidos para responder a la crisis causada por la pandemia.

El rápido aumento de los casos de insuficiencia respiratoria causado por Covid-19 ha hecho que los respiradores sean uno de los equipos médicos más críticos para aumentar las opciones de supervivencia de los pacientes afectados con el nuevo coronavirus.

Con información de EFE