El investigador Francisco Javier Rosas Santiago, del Instituto de Investigaciones Psicológicas de la Universidad Veracruzana, recomendó que durante este etapa de resguardo en casa las personas se replantearan algunas cosas de la vida misma como generar mejores relaciones afectivas, contactar y hablar con amistades que desde hace tiempo no se frecuentan, ya que pueden redescubrise aspectos importantes de esa interacción. “Y es una oportunidad fabulosa para abrir conversaciones con los hijos y demás familiares que hagan más unidas a las familias y ello genere mayor satisfacción en sus vidas”, agregó. La nota es de Claudia Peralta en “Universo UV”.