Lugar:
Fuente:
EFE

Li Jing, empresario de Wuhan, cuenta los días para que su ciudad salga del bloqueo por el coronavirus.

Los cientos de apartamentos que supervisa la empresa de alojamiento de Li podrán comenzar a recibir visitantes nuevamente el miércoles, cuando se levanta oficialmente la cuarentena masiva de la metrópoli china donde se originó el nuevo coronavirus.

Los trenes podrán partir, el aeropuerto reanudará los vuelos y los automóviles que fueron bloqueados volverán a las carreteras.

Los alquileres de apartamentos de Li se desplomaron a cero después de que se impuso el cierre el 23 de enero, lo que afectó a una población del tamaño de Italia una vez que se expandió a toda la provincia de Hubei.

En un esfuerzo por atraer las reservas de alojamiento, las propiedades de Li se limpiarán y desinfectarán durante tres horas entre estancias, y planea expandir el menú del servicio de habitaciones.

Sin embargo, incluso una vez que la ciudad conocida por su avenida de flores de cerezo y la Torre de la Grulla Amarilla se vuelve a abrir, Li sabe que existe una gran posibilidad de que sus apartamentos permanezcan vacíos durante semanas, quizás meses.

“Espero que nuestros conciudadanos chinos crean en nosotros y regresen a Wuhan”, dijo el dueño del negocio, de 33 años, en una entrevista en una calle comercial en el centro de la ciudad. Era un cálido día de primavera, y la gente se movía con cautela, manteniendo la distancia. Todos, sin excepción, llevaban cubrebocas.

“Pero no es un lugar que la gente elija como el primero para visitar”, dijo Li.

Como el primer epicentro de la ahora pandemia, Wuhan ofrece una ventana al incierto futuro posterior al virus.

Daños significativos
Si bien las fábricas en Wuhan, centro para la fabricación de acero y la de automóviles, pueden reiniciar actividades, los trabajadores tardarán en regresar y las cadenas de suministro están en desorden.

Los centros comerciales se han reabierto, pero están en gran parte vacíos, la mayoría de la gente todavía está demasiado asustada para salir a comprar algo que no sea lo esencial.

La ciudad donde el mundo vio por primera vez la rapidez con que el virus podía abrumar un sistema de atención médica puede estar emergiendo, pero los movimientos de los residentes permanecen estrechamente controlados, con funcionarios en alerta máxima por cualquier resurgimiento de la infección.

Con más de la mitad de los casos y muertes de virus reportados oficialmente en China, Wuhan es donde el COVID-19 dejó la herida más profunda. Una vez que una potencia regional donde el crecimiento del PIB para el año pasado se esperaba en 7.8 por ciento, ahora está lidiando con los desafíos de comenzar de nuevo.

El daño ha sido significativo, dijo Chen Bo, profesor de economía en la Universidad de Ciencia y Tecnología Huazhong de Wuhan.

“Para febrero, la pérdida de ingresos fiscales fue de alrededor de mil millones de dólares y el PIB probablemente se contrajo en al menos un 50 por ciento”, señaló Chen. “El impacto social y psicológico en la inversión y el turismo en la ciudad podría durar bastante tiempo”.

De Bérgamo a Nueva York
Así como las trágicas escenas de hospitales caóticos y pacientes desesperados en Wuhan fueron replicadas en ciudades de todo el mundo a medida que el virus se propagó, su recuperación económica será un presagio de cómo los lugares más afectados, desde Bérgamo, en Italia, hasta Nueva York, en EU, emergen de sus cierres, y el éxito en los negocios que trae el virus.

El levantamiento del encierro no indicará un regreso a la vida normal en Wuhan, donde el recuento diario oficial de infecciones se ha reducido a menos de 30 después de alcanzar un pico de miles a mediados de febrero. Los primeros signos indican que será un proceso lento y doloroso, con la conmoción de la epidemia aún persistente y los temores de una segunda ola de virus que impida que las empresas reanuden sus operaciones completas.

“Nuestro objetivo para 2020 es primero sobrevivir físicamente”, comentó Ma Renren, de 33 años, que dirige una pequeña agencia de marketing. El originario de Wuhan estaba sentado afuera de un Starbucks en un distrito al noroeste de la ciudad, su primera vez allí en más de dos meses. “La segunda meta es que nuestras empresas sobrevivan”.

Alambre de púas
La vida en toda la ciudad ha sido alterada de diversas formas.

Algunos residentes ahora pueden entrar y salir de sus apartamentos, pero las cercas todavía están cubiertas con alambre de púas en algunos lugares, colocadas allí para evitar que las personas se escapen durante la cuarentena.

Más de 2 mil 500 personas murieron en el brote de Wuhan, una cuenta del gobierno que ha suscitado sospechas a medida que las muertes en otras naciones explotan.

Los trabajadores de la oficina del fabricante de teléfonos inteligentes Xiaomi en el extremo este de la ciudad ahora pueden volver a trabajar, pero solo se permiten cinco personas en cada elevador. Pegan con cinta adhesiva las marcas del piso donde se supone que deben pararse durante el viaje, uno en cada esquina y otro en el medio, como un grupo pop a punto de estallar en una secuencia de baile.

Mientras se atiende nuevamente a los nuevos huéspedes, la variedad en el desayuno bufet de un hotel de cinco estrellas se ha reducido a unos pocos alimentos básicos, y los platillos preparados previamente se empaquetan en recipientes individuales y desechables.

Antes del virus, Wuhan fue clasificada como la novena ciudad de mejor desempeño de China en un informe de 2019 del Instituto Milken, siete lugares más que el año anterior. Se estaba orillando a más áreas de alta tecnología, desde la fabricación de chips hasta la biomedicina, y era uno de los principales centros automotrices del ‘gigante asiático’, hogar de cientos de proveedores de piezas de vehículos.

Sequía de la IED
Las fábricas en Wuhan están tratando de reanudar la producción. El ensamblaje de un nuevo automóvil Peugeot ha comenzado en una planta dirigida por una empresa conjunta entre PSA Group y Dongfeng Motor Group de China.

“Todavía hay desafíos en logística, transporte y cadena de suministro”, indicó Mei Yunfeng, gerente de la fábrica, una de las tres plantas que la empresa conjunta tiene en el área.

Es poco probable que la ciudad vea una reanudación de la inversión extranjera directa (IED) durante algún tiempo, dijo Chen, el profesor de economía.

Después del brote del Síndrome Respiratorio Agudo Severo, o SARS, en 2003, la IED en la provincia de Guangdong, donde comenzó la epidemia, se secó durante dos o tres años, detalló.

“Lo mismo sucederá con Wuhan, los inversores serán cautelosos por temor a brotes futuros y también psicológicamente pensarán que la ciudad no está bien gobernada”, destacó Chen. “Este brote tiene un impacto devastador en los planes de Wuhan para integrarse más en la cadena de suministro global”.

Los temores de resurgir
A pesar de que parece estar estabilizado, existe una creciente preocupación de que el virus altamente infeccioso pueda regresar en Wuhan.

Ese temor ha generado un sistema en uso en todo el país que asigna códigos de color a cada residente. Con seguimiento a través de aplicaciones hechas por los gigantes tecnológicos chinos Alibaba Group y Tencent, cada usuario obtiene uno de los tres colores (verde, amarillo o rojo) según su ubicación, información básica de salud e historial de viajes.

Solo aquellos con códigos verdes pueden salir de sus apartamentos e ir a trabajar a Wuhan, y ese color se pierde fácilmente. Solo visitar un centro comercial donde luego se confirma un caso de virus puede volver el código amarillo, lo que significa autoaislamiento en casa.

Wuhan todavía está detectando casos de nueva infección en personas que portan el virus pero no muestran signos externos de estar enfermos. Ahora se cree que estos llamados casos “asintomáticos” desempeñaron un papel descomunal en la propagación sigilosa de la epidemia.

Esa es una mala noticia para los negocios. En Wuhan International Plaza, un centro comercial de lujo a varias cuadras al noroeste del río Yangtze, Yu, un asistente de ventas en Calvin Klein que solo dio su apellido, comentó que la tienda había registrado solo dos compras desde que volvió a abrir el 30 de marzo. El establecimiento solía ver más de 20 mil yuanes (2 mil 820 dólares) de ventas cada fin de semana.

“Estoy más feliz si no entra nadie”, dijo. “Es más seguro.”