Muchas historias hemos leído de destacados boxeadores- en especial- y de otros deportistas y actores mexicanos, que habiendo tenido una infancia y juventud con dificultades económicas, de pronto saltan a la fama y empiezan a obtener grandes sumas de dinero, que no saben administrar, las despilfarran rápidamente, y vuelven a regresar a sus estados iniciales. Ahora que por la pandemia del Covid-19 están suspendidos los eventos deportivos y musicales- y quién sabe hasta cuándo, y quién sabe en qué condiciones-, es de destacar a aquellos que hayan bien planeado su futuro económico. Foto de You Tube de Rubén Olivares, quien al retirarse puso un restaurante y decía que su platillo favorito era el “Pollo a la Púas”: “le quitas las plumas al pollo, lo pones en una cazuela, le añades una copa de ron, una de brandy y una de vino. Después haces a un lado el pollo.. y te tomas la bebida”, comentaba.