El profesor Heriberto Castro se distinguió en su vida, entre otras, por tres razones: por ganar el campeonato nacional de lucha  libre con el nombre del “Chamaco Castro”; por ser durante 27 años, Jefe de Ayudantes del ex-gobernador Rafael Hernández Ochoa; y por formar junto con su esposa Gloria una  familia bien integrada con hijos muy educados como Mauricio (excelente servidor público), Víctor Raúl (bueno para vender coches), Jorge (muy cariñoso y expresivo) y Heriberto (muy buena persona y servidor público), que desafortunadamente ya no  está físicamente con nosotros. Un recuerdo con aprecio al profesor Castro y un saludo a su querida familia.