CENTENARIO LUCTUOSO DE BENITO PÉREZ GALDÓS. (III)

Misericordia.

Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez.

La pobreza lamentablemente ha acompañado al hombre en su largo devenir, con el paso de los años se han acuñado términos para describir y clasificar tipos de pobrezas, uno de ellos es la pobreza extrema donde el individuo o mejor dicho individuos se encuentran carentes de lo mínimamente esencial para poder vivir, esto implica carecer de un lugar seguro donde vivir, sufrir día a día para poder alimentarse, difícilmente se tiene acceso a servicios de salud, y un sinfín de necesidades que tristemente siguen siendo una realidad en una sociedad desigual, individualista, egoísta e inmisericorde, y esta cruda realidad es desnudada en la novela: “Misericordia” de Benito Pérez Galdós, obra publicada en Madrid, España en el año 1897.

Para escribir “Misericordia” Don Benito Pérez Galdós se fue a caminar los barrios bajos de Madrid, conoció la pobreza en la que vivían muchas personas de manera directa, sus sufrimientos, tristezas, deseos, sueños, angustias, conflictos, lenguaje, un sinnúmero de caracteres, conductas, costumbres, idiosincrasias, que le proporcionaron al escritor mucha información y elementos que le permitieron escribir una extraordinaria novela, de hecho al momento de leer el prólogo de la obra me acordé que lo mismo hizo Luis Buñuel en el caso mexicano para escribir el guion de su inmortal película: “Los olvidados”, película que en sus inicios fue prohibida en México porque enseñaba un rostro real que el gobierno querían se mantuviera oculto, es decir, el rostro de la pobreza extrema que todavía no se ha ido.

Partiendo de los antecedentes antes señalados el lector se irá a vivir directamente al considerado bajo mundo de la pobreza humana tanto material como en algunos casos espiritual, aunque es importante puntualizar que si bien Pérez Galdós retrata a personas ingratas, avaras, indignas, despilfarradoras, también nos enseña que la condición humana en su aspecto positivo y ejemplar se puede encontrar en plena pobreza, y para analizar y fortalecer el presente argumento contaré la historia partiendo de la protagonistas principal llamada Benigna conocida como Nina o Benina.

Benina nació y creció careciendo de toda comodidad, desde muy joven tuvo que soportar y sobrevivir a todo tipo de circunstancias, en la historia Benina aparece como una pobre mujer que pide limosna afuera de una Catedral en Madrid, el narrador cuenta que aun en esta sociedad existen las jerarquizaciones, autoritarismos, abusos, ejemplo es que al final del día del grupo que se encuentra pidiendo limosnas se hace una repartición entre todos, pero siempre quien decide quien ganas más y quien menos es la lideresa del grupo normalmente la más antigua de las pedigüeñas, bajo este ambiente de abusos y agregándole la extrema necesidad, Benina nunca protesta, respeta las reglas del grupo, y es considerada una mujer generosa, respetuosa, digna de respeto y por lo que sigue en la historia digna de admiración.

Resulta que Benina vivía con doña Francisca Juárez de Zapata mejor conocida como doña Paca, esta adulta mujer había nacido y crecido en una familia acomodada, cuando se casó mantuvo una vida de lujo y despilfarro, pero al momento que su esposo murió su estabilidad económica vino a menos al extremo de no tener ni que comer. Benina había sido “la sirvienta” de la casa en los momentos de bonanza, esta noble mujer le tenía mucho cariño a doña Paca y a sus dos hijos Obdulia y Antonñito. Benina teniendo un corazón bondadoso y misericordioso no abandonó a la familia en los tiempos de crisis, hacia mil cosas, pero ella llevaba de comer a doña Paca y sus hijos y como la crisis cada vez era peor Benina decidió ponerse a pedir limosna, pedir prestado, en general realizaba día a día todo tipo de malabares para que a la que consideraba su familia no le faltara nada.

Conforme se avanza en la historia el personaje de Benina te va conquistando, no tan sólo es leal y generosa con dona Paca, además, ayuda a muchos de sus compañeros de pobreza, como puede les da de comer, pide prestado para resolver problemas de otros, ella anda andrajosa, a veces sin zapatos, pero su tranquilidad y preocupación estriba en que los suyos no se queden sin comer, y por si fuera poco, Benina jamás le ha dicho a doña Paca que pide limosna para ella y sus hijos coman, sabe que la orgullosa mujer se moriría de vergüenza, Benina le dice que trabaja en la casa de un sacerdote llamado Romualdo y que es un hombre muy generoso, por supuesto que es un larga historia inventada por Benina para que doña Paca este tranquila, porque si bien el hombre la está matando, la soberbia y el cuidado de su alcurnia no la dejan en paz.

Un día Benina se vio obligada a cambiar de Catedral para tratar de obtener más limosna, la policía la encerró en la cárcel porque el Gobernador no quería hubiera indigentes en el bello centro de la ciudad, al inicio doña Paca lloraba y se preocupaba por Benina, sobre todo, porque ahora quien le llevaría de comer,  no obstante, en plena tragedia de estas vidas, apareció un personaje llamado Romualdo, no el inventado por Benina, sino uno real, y este personaje venía a informarle a doña Paca que era heredera de una gran fortuna, la desaparición y la preocupación que tenía por Benina en ese instante desapareció y doña Paca empezó a realizar los trámites para obtener su gran herencia, a los pocos días doña Paca y sus hijos eran personas adineradas, con nuevas sirvientas, lujos, grandes comidas y de pronto se la apareció Benina en su casa para decirles que la habían metido a la cárcel y doña Paca la recibió con las siguientes palabras:

“ –Mujer, entra, entra –murmuró desde el fondo del comedor, con voz ahogada por los sollozos, la señora doña Francisca Juárez. Manteniéndose en la puerta, le contestó Benina con voz entera:  -Aquí estoy, señora, y como dicen que mancho los baldosines, no quiero pasar, digo que no paso… me han sucedido cosas que no le quiero contar por no afligirla… llevándome presa, he pasado hambre… he padecido vergüenzas, malos tratos… yo no hacía más que pensar en usted, y si tendría también hambre y si estaría desamparada. –No, no. Benina: desde que te fuiste, ¡mira qué casualidad! Entró la suerte en mi casa… parece un milagro, ¿Verdad? Benina no contestó sílaba, y arrimándose a la puerta, sollozaba. –Yo de buena gana te recibiría otra vez aquí –afirmó doña Francisca, pero no cabemos en casa, y estamos aquí muy incomodas… ya sabes que te quiero, que tu compañía me agrada más que ninguna, pero… ya ves…, mañana estaremos de mudanza. ¿qué dices? ¿Tienes algo que decirme? Hija, no te quejarás; ten presente que te fuiste de mala manera, dejándome sin una miga de pan en la casa, sola abandonada… ¡vaya con Benina!

El dialogo es más largo y en lo personal provoca nausea leerlo, el recibimiento de doña Paca se resume en que le dijo a Benina que no se preocupara más, que todos los días podría venir a su casa a recoger la sobra de la comida que normalmente sobraba bastante y así alcanzaría para ella y para sus otros menesterosos, por supuesto que Benina se fue destrozada repitiendo las palabras: ingratas, ingratas, sin embargo, si la actitud de doña Paca provoca asco, la reflexión final de Benina causa asombro, admiración y nos quedamos con un final de la condición humana no tan desconsolador y desesperanzador:

Sacamos la certeza de que todo es lo mismo, y que las partes del mundo son, un suponer, como el mundo en junto; quiere decirse, que en donde quiera que vivan los hombres, o verbigracia, mujeres habrá ingratitud, egoísmo, y unos que manden a los otros y le cojan voluntad. Pero lo que debemos hacer es lo que nos manda la conciencia, y dejar que se peleen aquéllos por un hueso, como los perros; los otros por un juguete, como los niños, o éstos por mangonear, como los mayores, y no reñir con nadie, y tomar lo que Dios nos ponga adelante, como los pájaros…

Al final, doña Paca resultó ser ¡tan pobre!, pero, ¡tan pobre!, que lo único que tenía era dinero, por su parte Benina encarna literalmente la palabra misericordia, aquella que es definida como: “Inclinación a sentir compasión por los que sufren y ofrecerles ayuda” e incluso por encima de la misericordia tradicional y supuestamente más elevada consistente en: “Cualidad de Dios, en cuanto ser perfecto, por la cual perdona los pecados de las personas.

 

Correo electrónico: miguel_naranjo@nullhotmail.com

[email protected]

Facebook: Jose Miguel Naranjo Ramirez.