“El día que murió Carlos Fuentes decidí escribir sobre mi último encuentro con Gabriel García Márquez. El 12 de agosto de 2010, recibí una llamada de la secretaria de “Gabo”. -Don Julio, el maestro quiere hablar con usted. – ¿Podrías venir por casa, me dijo. -¿Cómo está Susana?, me preguntó (ya tenía alzheimer), -Murió hace años, Gabriel. .Te pregunto por ella porque la recuerdo, dijo. Me preguntó por Carlos Fuentes, No podía decirle la verdad.- Sigue en Londres, aseveré. Me resultaba claro que nunca más vería a García Márquez y quise despedirme de él con algún objeto importante de su vida. Así se lo dije. Me entregó uno de los volúmenes de “Cien años de soledad” dedicados al Nobel por la Real Academia Española de la Lengua”. Lo escribió Julio Scherer García en su libro “Vivir”. Foto de “Ild-reporteros.pe”.