Juan Alberto Parroquín fue un hombre noble, honesto, amante de su familia, cariñoso y respetuoso con sus amigos. Laboró en la iniciativa privada y en el servicio público -IPE, PRI Nacional, SEDECOP, Ayuntamiento de Xalapa, entre otras dependencias- y siempre lo hizo con gran rectitud y sentido de responsabilidad. Este pasado 15 de junio que se cumplieron 8 años de su fallecimiento lo recordamos con aprecio y enviamos un saludo a su esposa “Shelda” Córdoba Lobo, a sus hijas y a su cuñado, Fernando Córdoba Lobo (foto de “Imagen del Golfo”).. Muchos hombres como “Juanal” que lleguen a este mundo para que sea mejor.