Lugar:
Fuente:
La Razón Online

Glee es una exitosa serie de televisión que contó con seis temporadas de 2009 a 2015. Varios de los protagonistas de esta comedia musical saltaron a la fama, gracias a este programa creado por Ryan Murphy.

Sin embargo, cuando la serie llegó a su fin se empezaron a destapar escándalos y tragedias que rodearon a los actores que participaron en la producción.

El caso más reciente es el de Naya Rivera, quien interpretó a Santana López, fue declarada como desaparecida este 8 de julio luego de que cayera al agua en un lago cercano a Los Ángeles.

La joven alquiló una embarcación para pasar el día con su hijo de cuatro años, sin embargo, la policía recibió una llamada de emergencia y así fue como comenzó una operación de búsqueda y rescate.

De acuerdo con los testimonios, pasajeros de otra embarcación pasaron cerca del bote de la actriz y encontraron solo a su hijo, dormido y con el chaleco salvavidas puesto. Tras casi 24 horas de la desaparición, la policía presume que Naya Rivera está muerta, ya que cambió la operación de rescate por la de recuperación del cuerpo.

La desaparición de Naya Rivera se suma a la trágica muerte de otros dos actores de la serie: Cory Monteith y Mark Salling.

Cory Monteith interpretaba a Finn Hudson, sin embargo, su vida terminó en 2013, cuando fue hallado muerto en un hotel de Vancouver debido a una sobredosis.

El actor de 31 años había estado internado en un centro de rehabilitación para recuperarse de una adicción que arrastraba desde los 19 años.

En 2018, la tragedia volvió a empañar el éxito de la serie con el suicidio de Mark Salling, quien interpretó a Noah ‘Puck’ en la producción. Sin embargo, el histrión de 35 años decidió quitarse la vida cuando estaba su nombre estaba en medio de la polémica, pues fue declarado culpable por posesión de pornografía infantil.

Los investigadores encontraron en su domicilio más de 50 mil imágenes 600 vídeos en los que había niños, delito por el que ahora se enfrentaba a una pena de cárcel de entre cuatro y siete años.

Además, también salió a luz un testimonio de una de sus exparejas, quien lo denunció por agresión sexual, pues alegó que el actor mantuvo relaciones con ella sin protección pese a que le había pedido que se pusiera un preservativo.

Otra tragedia ocurrió el 9 de febrero de 2014, cuando Nancy Motes, medio hermana de la actriz Julia Roberts y también asistente de producción de Glee, se quitó la vida en su casa de Los Ángeles.

Lea Michele también se vio envuelta en la polémica, ya que, en medio de las protestas contra el racismo en Estados Unidos, ella fue acusada de tener comportamientos racistas por parte de una de sus  excompañeras de reparto de Glee.

Samantha Marie Ware acusó a la actriz de haber hecho su participación en la serie un infierno.: “Me parto de risa ¿Recuerdas cuando hiciste que mi primer trabajo en televisión se convirtiera en un infierno? Porque yo nunca lo olvidaré. Creo que le dijiste a todos que si tenías oportunidad, ‘te cagarías sobre mi peluca’, entre otras microagresiones traumáticas que hicieron que me planteara mi carrera en Hollywood”, señaló en una publicación de Twitter.

Foto: Especial