Desde hace años en que inició con su consultorio de médico internista, Iván Hernández Gutiérrez se empezó a formar la imagen de un galeno que siempre tenía el diagnóstico acertado y el medicamento adecuado para resolver un problema de salud.  Más tarde llegó a ser Director General del CEM en esta capital. Y la imagen se acrecentó  con el conocimento de que trataba a los pacientes como amigos y buscaba curar no sólo el cuerpo sino también el alma. Y con los reconocimientos que recibió de la Universidad de Harvard, todo ello ha influído para que, según supimos, en el sureste de México donde labora, lleguen a pedir consulta con él,  pacientes de Centroamérica, Estados Unidos, Canadá, muchos de Canadá,  y hasta de Europa. Como decía mi finado suegro, don José Ladrón de Guevara: “de ese pelaje”. En foto de Facebook, con su finada y bien recordada madre, la abogada María de la Luz Gutiérrez. ¡Muchas felicitaciones estimado amigo!