Los adultos mayores, y buena parte de la población restante, que teníamos por costumbre salir, casi todos los días, a la calle a realizar diferentes actividades personales, o reunirnos con familiares y amigos a desayunar o comer en restaurantes, o a eventos, ante el riesgo que representa el Covid-19, nos obligará a continuar- cuando menos unos seis meses más- quedándonos en casa el mayor tiempo que sea posible, y a acostumbrarnos- realizando diversas actividades internas- a ésta, una nueva forma de vida. El saldo positivo de ello es fortalecer la relación con los seres próximos más queridos. Foto de “La Vanguardia”.