Hay muchas personas que este confinamiento -de ya seis meses- les ha hecho bajar kilos; otros, en cambio, han aumentado de peso porque debido a los nervios y la ansiedad comen de más. A muchos, que se han estresado demasiado, les han salido muchas canas. Otros más pueden adquirir “El síndrome de la cabaña” y a lo mejor ya van a querer salir poco. Lo cierto es que es difícil que cuando temine esta pandemia y haya una vacuna a nuestro alcance, estemos físicamente igual, por el desgaste sufrido, Hay que tomarse una foto de antes y después. Foo de You Tube.