“Atisbar lo que puede traer el futuro es siempre complicado. Pero hacerlo cuando nos enfrentamos quizá al momento de mayor incertidumbre en las últimas décadas, lo convierte en poco menos que una adivinanza. Existen cuatro elementos que son algunas de las principales fuentes de incertidumbre: 1) La pandemia. 2) Las elecciones en Estados Unidos. 3) La incierta recuperación económica. 4) Los vaivenes políticos en México, por 2021. Si alguien le dice que puede anticipar con certeza lo que puede ocurrir en los siguientes meses, desconfíe”. Lo escribe el Director General de “El Financiero”, Enrique Quintana.