Lugar:
Fuente:
XEU Noticias/Enrique Bautista

Con información de Enrique Bautista

Los efectos de la alta marejada que dejó el Frente Frío número 4, provocó la inundación de un sector de la fortaleza de San Juan de Ulúa.

A través de las redes sociales, usuarios denunciaron esta situación, por lo que el director de la fortaleza, Porfirio Castro Cruz, confirmó el hecho y aclaró que se trata de una situación normal cuando la marea sube más de lo habitual.

“Frente a la Cortina Oriente, en la Dársena de San Vicente, en la colindancia con el dique seco del Arsenal Nacional, el INAH construyó del lado de Ulúa, un cárcamo de gran capacidad para drenar con un hidroneumático el agua pluvial y de mar que traen estos fenómenos climáticos y que inciden en el monumento cuando están en el litoral veracruzano, más cerca a nuestra región. Cuando la marea es tan alta, el hidroneumatico y el cárcamo se ven rebasados y son insuficientes para desfogar el agua de la Plaza de Armas y algunos corredores cercanos a la Casa del Gobernador”, explicó.

Asimismo, señaló que estas inundaciones ocurrían cada diez años, sin embargo en los últimos 4 meses del año han sido más frecuentes, presentándose entre tres y cuatro inundaciones y pueden tardar desde unas horas o hasta un día para desfogar el agua con una bomba.

El funcionario compartió imágenes de cómo lució la Plaza del Gobernador, después del desfogue y la limpieza, pues hay recordar que la fortaleza se construyó sobre un islote, hecho de coral, que tiene asentamientos irregulares propios del lugar y que el nivel del mar ha aumentado en las últimas dos décadas, dijo.

Añadió que expertos de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos tengan a bien valorar la realización de obras que permiten mitigar las inundaciones que se presentan en ciertas áreas del sitio histórico, confió el funcionario, al tiempo que descartó que las inundaciones hayan causado daños las piezas arqueológicas que alberga el lugar.