Lugar:
Fuente:
Associated Press/La Razón

Viven jornada electoral tranquila

Los resultados podrían demorar hasta cinco días; descartan conteo rápido de los sufragios. Sin embargo la Presidente interina ya reconoció el triunfo del candidato de Evo Morales

 

Personas hacen fila afuera de un colegio electoral para votar durante las elecciones generales en La Paz, Bolivia.FOTO: AP Foto/Juan Karita
  • ASSOCIATED PRESS .

Bolivia cerró el domingo la votación en una jornada electoral tranquila que contrastó con la tensión de los pasados días, aunque no se conocerá probablemente de inmediato al ganador de los comicios presidenciales por un lento cómputo de los votos.

La decisión del principal ente electoral del país a horas previas de la votación de descartar el sistema rápido de difusión de los resultados, generó dudas principalmente en el partido del expresidente Evo Morales, quien formuló un llamado desde Argentina a que el resultado de las elecciones “sea respetado por todos”.

Los cómputos oficiales podrían demorar hasta cinco días, indicó el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero.

Los bolivianos esperan que las complejas elecciones puedan rencaminar el futuro democrático de la nación andina, a casi un año de la anulada votación por denuncias de fraude y la salida del poder de Morales.

“No fue una decisión atinada, genera duda que se haya retirado (conteo rápido) horas antes, pero vamos a respetarla”, reaccionó Luis Arce, candidato presidencial por el Movimiento al Socialismo (MAS), la fuerza política de Morales, y quien llega a las urnas con una estrecha ventaja en las encuestas.

Desde su exilio en Buenos Aires, Morales dijo la víspera en twitter que “esta decisión de última hora despierta dudas… Hicimos observaciones que no fueron atendidas oportunamente”. No dio detalles.

El expresidente Carlos Mesa, de la alianza centrista Comunidad Ciudadana (CC) y segundo en las preferencias, planteó que quizá no era la mejor medida pero que “para dar más seguridad a la votación, debemos ser pacientes para esperar los resultados finales”.

Una interrupción del conteo rápido en los anulados comicios del año pasado por sospechas de fraude detonó un estallido social que derivó en 36 muertos y la renuncia de Morales tras casi 14 años en el poder. El temor a nuevas protestas callejeras tras los resultados del domingo no se ha desvanecido en el país de 11.6 millones.

No obstante, autoridades y observadores calificaron la jornada de pacífica. “Los bolivianos han ido a votar masivamente en forma tranquila y en paz”, dijo Romero poco antes del cierre de votación.

Largas filas de votantes con cubrebocas y escasa distancia se observaban en los centros tras cumplirse ocho horas de votación. “Si hay filas la votación debe seguir”, señaló Romero.

“La gente tiene un espíritu cívico admirable y eso es valioso en un país que ha tenido que repetir su proceso electoral”, dijo Francisco Guerrero, de la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Foto de Diario Uno.