Los jesuítas tomaron el edificio del actual Templo del Beaterio sumamente deteriorado, con la advocación al Sagrado Corazón de Jesús. En 1753 doña Rafaela Marín de Burgos fundó una institución religiosa para mujeres  que no habían profesado, llamada Beaterio. La iglesia se encuentra en la céntrica calle de Zaragoza. Lo publican en la Página “Xalapa Antiguo, análisis y opinión”.