En esta calle se ubica la casa que habitó don José María Alfaro, constructor del primer globo aerostático.Un personaje con conocimientos de ingeniería que reparó el reloj de la Catedral, manufacturado en Londres en 1778. Esta zona es el último reducto de la arquitectura vernácula de Xalapa, algunos callejones aún conservan la lajas en las banquetas. Lo publican en “Xalapa Antiguo, análisis y opinión.