“Ser feliz no es sólo disfrutar de la sonrisa, sino también reflexionar sobre la tristeza. No sólo es celebrar los éxitos, sino aprender lecciones de los fracasos. No sólo es sentirse feliz con los aplausos, sino ser feliz en el anonimato. La vida vale la pena vivirla a pesar de todos los desafíos, malentendidos, periodos de crisis.. Ser feliz es dar gracias por cada mañana, por el milagro de la vida”. Es parte de lo que expresó el Papa Francisco en su más reciente homilia. Nos lo envió  Rubén “El Histórico” Mendiola. Foto de archivo