CENTENARIO DEL NATALICIO DE ROBERTO BLANCO MOHENO.

¡Puro cuento! Mensaje de navidad.

Mtro. José Miguel Naranjo Ramírez.

Puro cuento! es una obra integrada por varias historias, anécdotas, cuentos, reflexiones, escritas por el periodista y literato veracruzano Roberto Blanco Moheno, de quien se recuerda el centenario de su natalicio en el Municipio de Cosautlán de Carvajal, Veracruz. Roberto Blanco Moheno tuvo una reconocida trayectoria en el periodismo, regularmente fue un periodista critico contra el sistema, combatió la corrupción, y por supuesto que también tuvo actitudes cuestionables como defender la posición oficialista en el movimiento estudiantil del 68, no obstante, la obra producida por Blanco Moheno tiene un alto valor literario y lo podremos conocer en este lucida y critica colección de cuentos.

Los cuentos que integran la obra tienen una rica y variable temática, de momento nos podemos encontrar con un cuento con tintes biográficos sobre el filósofo mexicano José Vasconcelos donde Blanco Moheno divide al personaje en dos facetas, al gran José Vasconcelos anterior a 1929 presentándonoslo como el extraordinario filósofo y educador mexicano y al Maestro Vasconcelos posterior al 29 convertido en un personaje amargado e irreconocible, y así, cuento tras cuento Blanco Moheno nos invita a la reflexión, a la crítica, nos conduce por un saber histórico pero al mismo tiempo aborda temas que son muy vigentes en nuestras sociedades, ejemplo de ello es el cuento titulado: “Mensaje de navidad.”

En este pequeño relato no nos encontraremos ante alguna ficción, invención, sólo estamos frente a reflexiones personalizadas y muy puntuales de Blanco Moheno sobre un tema casi universal como es la navidad. Digo casi universal, porque no todos los pueblos son cristianos y la navidad representa el nacimiento de Cristo, ahora bien, además del nacimiento de Cristo, la navidad representa la convivencia y unión familiar, la hermandad entre la gente de buena voluntad, las formas pueden variar, pero se acostumbra poner el árbol de navidad, dar y recibir regalos, disfrutar de una deliciosa y muy especial cena e indudablemente es una noche especial principalmente para la cultura y tradición occidental, sin embargo, Blanco Moheno no describe lo bello de estas fiestas, narra la otra realidad, la menos bella, la anticristiana, cruel, difícil, inhumana, pero absolutamente realista,  me refiero a la navidad en plenitud de la pobreza, Blanco Moheno reflexiona sobre cómo pasan la navidad gran cantidad de niños que viven en las calles, que carecen de lo más esencial para poder vivir como es una familia, casa, comida, y lo más terrible sin una seria y verdadera esperanza de un mejor futuro, Blanco Moheno en sus meditaciones nos comparte la siguiente anécdota:

Hace muchos años, cuando papá Regino era director de la revista Hoy, un brillante reportero, Isaac Díaz Araiza, hizo un experimento sensacional, sí, pero indudablemente cruel: se escogió a un pepenador, a un teporocho del rumbo de Tepito, para convertirlo en Rey de México por tres días, solamente por tres días. Fue huésped del hotel Reforma, vistió con el mejor sastre, comió en los mejores restaurantes y hasta fue a bailar a el Patio, entonces el mejor centro nocturno, con una estrellita del cine nacional, una de esas pobres muñecas frívolas con paja en la cabeza que buscaba publicidad de cualquier modo. A los tres días, el Rey de México volvió a Tepito. Me he preguntado muchas veces, con verdadera angustia, ¿Qué fue de la vida de ese infeliz al que se hizo conocer el Paraíso para hundirlo de nuevo en el inferno?

Derivado de las reflexiones antes realizadas, bien valdría la pena preguntarnos qué podemos hacer, qué debemos hacer en esta navidad de 2020, y, sobre todo, qué queremos hacer, porque si bien es verdad que nadie está obligado a hacer lo imposible, hay muchas acciones que sí podemos hacer y que sólo requieren un poco de consciencia, voluntad, esfuerzo, cariño, empatía. Indudablemente vivimos en un mundo que camina muy a prisa, y aun teniendo clara consciencia y firme voluntad, el día a día nos absorbe con gran cantidad de compromisos por cumplir, pagar, adquirir, vestir, comer, en fin, vivimos empecinados en un mundo materialista que nos arrastra y nos mueve y domina a su antojo, pero creo que si para algo pueden servir estas fechas es para detenernos a pensar un poco y mi pensar es el siguiente.

Nuestra vida diaria es muy similar a la del trágico personaje griego llamado Sísifo, este antiguo Rey de Corinto fue castigado por Zeus y la pena consistía en que tenía que cargar una pesada piedra y llevarla a una montaña, cuando Sísifo casi cumplía con su deber la piedra se le caía y nuevamente el personaje debía cargarla e iniciar el mismo recorrido, y así, Sísifo cargaba, luchaba, se esforzaba y cuando casi terminaba la piedra caía y el absurdo castigo nunca concluía. A primera vista parecerá negativo, pero, ¿Acaso nuestra vida no es así? lunes, martes… enero, febrero, navidades, navidades, cumpleaños, 2018, 2019,  2020 y ese intenso y apasionado recorrido es para acercarnos a la inexistencia, nos afanamos y preocupamos tanto por nimiedades, cuando la realidad nos enseña que pocas cosas son valiosas y en ellas deberías enfocarnos, ¿Cuáles son? La respuesta es muy individual, respetable, y única, comparto algunos ejemplos por los que considero vale la pena enfrentar el insoslayable absurdo.

Nacer no pedimos, pero ya estamos aquí, hay cosas que nos dio la naturaleza y coincidiremos en la mayoría de los casos que nuestros padres son las más bellas que tenemos, como el día a día es un recorrido hacia la nada, lo único que podemos hacer es amarlos, quererlos, la navidad es una buena fecha, pero ellos y nosotros nos estamos yendo todos los días, por lo tanto, amemos todos los días. Hay acciones tan simples y sencillas que podemos hacer y demostrar a nuestros padres que en esa sencillez podremos encontrarle sustancia y sentido a nuestra esencia y existencia, la lista y el orden puede variar según las circunstancias personales, padres, hermanos, parejas, hijos, amigos, pero, ¿Qué otra cosa de mayor valor podemos hacer?

Por supuesto que aquí incluye hacer con amor, dedicación, pasión y entrega, las actividades que hagamos, porque si de por sí la piedra es pesada y la caída está garantizada, a lo mínimo que estamos obligados es a disfrutar la cargada… Todo lo demás es ¡Puro cuento!

Correo electrónico: miguel_naranjo@nullhotmail.com

[email protected]

Facebook: Jose Miguel Naranjo Ramirez.