Cosmovisión

Por: Raúl López Gómez

 

Nacho Morales: trascendencia histórica

 

El reconocido abogado veracruzano, Ignacio Rey Morales Lechuga, festeja en esta fecha un año más de vida junto a su familia y el beneplácito de sus muchos amigos en todo el país.

 

La historia del famoso Nacho Morales, orgullo de Poza Rica, la escribe desde muy joven como dirigente estudiantil allá en su tierra, en aquellos años muy difíciles de la política en el estado de Veracruz, en tiempos de don Fernando López Arias.

 

Ante lo inusitado, aquel joven de ideas de izquierda y de sueños de auténtico líder estudiantil, en una región muy complicada de la huasteca veracruzana, en aquellos tiempos de estricto control político, las recomendaciones fueron de que emigrara de la entidad ante la amenaza abierta de encierro, entierro o destierro.

 

La decisión final, fue la de emigrar a la capital del país, en donde la familia sin posibilidades económicas, le apoyaron para salir de Veracruz a hacia la ciudad de México, en donde de la adversidad, hizo toda una fortaleza para estudiar y trabajar con rigor con el supremo deseo de superación.

 

Con su propio esfuerzo estudió en la Escuela Libre de Derecho, de donde de inmediato se puso a ejercer la profesión con el deseo de triunfo en su mente y en su corazón, pronto uno de sus mentores le impulsó  -siendo muy joven– en el inicio de una carrera notarial, con  el deseo natural de éxito en donde pronto por examen de oposición, alcanzó a a tener su propia notaría.

 

Con la premisa del trabajo intenso y de alto rigor profesional con apego a la ética y a la honestidad, el licenciado Morales Lechuga, comenzó una carrera de amplio prestigio y reconocimiento a su capacidad en la capital del país con especial con grandes personajes de la industria, el comercio y la política, entre otros rubros.

 

Por allá del año 1980, recibió una invitación que lo trajo de nuevo a su estado de Veracruz, con el licenciado Agustín Acosta Lagunes, candidato al gobierno del estado, en donde el licenciado Morales, dirige las Brigadas Juárez de promoción del voto en la campaña del hombre de Paso de Ovejas.

 

Su ascenso en la actividad política se dio de inmediato, en donde alcanzó pronto la secretaría general de gobierno, antes de cumplir los treinta años de edad, y dio al cargo la notoriedad de importancia a quien actuó con mucho respeto de su amigo Acosta Lagunes, al instaurar todo un modelo de avance en la seguridad pública y la gobernabilidad con la creación de la primera Academia de Policía con el mayor Joaquín Herrero al frente.

 

Los grupos caciquiles de aquel tiempo se sintieron incomodos con el trabajo eficiente del licenciado Ignacio Morales Lechuga, que se puso a trabajar en el combate a la delincuencia con especial énfasis en lo que, predominada el abigeato y el robo de coches, entre otros delitos comunes.

 

Los avances en las decisiones de la estricta aplicación de la ley provocaron reacciones negativas de algunos grupos hostiles, que incluso hasta planearon y trataron infructuosamente de sacarlo del camino al estilo de aquella época con un grupo de pistoleros a sueldo, que no pudieron cumplir la petición de un contrato de sus enemigos ocultos ante la vivacidad del inteligente funcionario estatal, que tenía un efectivo control de la información política y de los grupos de poder.

 

Aquel día, lo esperaban para salirle al paso en su ruta de palacio de gobierno a su domicilio una noche en Xalapa, pero el licenciado Morales, recibió la información precisa de la presencia sospechosa de los hostiles que lo esperaban, y optaron mejor de informarle de forma personal del contrato incumplido y del precio pactado.

 

Fueron varias ocasiones y en distintas épocas que, en el estado de Veracruz, se hizo público y notorio de las intenciones, que, desde el poder, pusieron en peligro su seguridad y en riesgo su vida y la de su esposa.

 

Después, siguieron las clásicas intrigas del poder cuando el gobernador AAL, retornó de una ausencia laboral a causa de una cirugía que lo mantuvo alejado del cargo, y a su regreso, Nacho Morales, ya había decidido poner su renuncia, para retornar a la capital del país a fundar el primer Consejo Nacional de Seguridad Pública en tiempos del presidente Miguel De la Madrid.

 

Don Agustín, ese día en la ironía comentaba a la prensa local; “por fin ya me quité varias piedras de la vesícula”, en la metáfora que hacía en referencia al histórico secretario general de gobierno, que alcanzó un amplio nivel de aceptación y de reconocimiento por avanzar en la disminución de los índices delictivos que agobiaban a la población en general.

 

IML, alcanzó un amplio desarrollo después, con Carlos Salinas de Gortari, en donde fue Procurador de Justicia en el DF, titular de la PGR y embajador de México en Francia, para luego renunciar al PRI, y buscar formar una alianza de partidos de oposición al gobierno del estado de Veracruz, que no se pudo consolidar por petición del entonces ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas al dirigente del PRD, ahora actual presidente del país.

 

La embestida del poder hacia su persona y a su esposa, y a sus amigos cercanos, no tiene precedente alguno del exceso y abuso de poder del sistema en turno en aquellos tiempos para no dejarle llegar al poder estatal, cuando todo le favorecía.

 

El licenciado Ignacio Morales Lechuga, dejó un gran ejemplo en la democracia nacional con las alianzas partidistas como de factor de poder democrático, y después de esa experiencia dedicó de tiempo completo a su trabajo de notario, con una gran labor de compartir en el altruismo y la academia en este país al ser nombrado rector de la Escuela Libre de Derecho.

 

Por los méritos propios a su trabajo profesional y ético, le han sido otorgados varios reconocimientos de sus colegas notarios, el gobierno de Francia que le concedió las Insignias de la Legión de Honor en Grado de oficial, y de la Universidad Autónoma de Nuevo León, que le otorgó el doctorado Honoris Causa.

 

Recientemente, por su gran experiencia jurídica de ex procurador general de la república, contribuyó con su visión acertada y de amplio conocimiento en torno al caso del general Salvador Cienfuegos, ex secretario de la defensa nacional, a quien desde un inició expresó su opinión de que se le violaron sus derechos humanos y sobre todo de presunción de inocencia.

 

El abogado Morales Lechuga, como titular de la PGR, y por su amplia experiencia en el campo del derecho penal y de conocimiento de los tratados con EU, ha sido el único que ha logrado fundamentar por la vía de la extradición al doctor Humberto Alvarez Machaín, que le significó un hito en la historia de la relación entre México y el vecinos país del norte.

 

Como notario público, académico y líder de opinión, en los últimos años, alcanza records de lectura de sus buscados artículos de opinión en la prensa nacional y de experto, al que le siguen diariamente en los medios nacionales de Veracruz, del país y del extranjero, que le consultan sobre diversos temas de opinión sobre geopolítica, seguridad nacional y derecho.

 

El reconocido abogado veracruzano, que se ha mostrado sensato y acertado en sus comentarios que suman varios miles de visitas en medios informativos y de redes sociales, por sus múltiples seguidores que de forma natural le dan una posición de reconocido “influencer” y de líder de opinión en este país, sin sesgos ideológicos o partidistas, por tener ya más de veinte años de estar retirado de la vida política, y sin aceptar invitaciones a cargos importantes públicos.

 

En la actualidad y en los últimos sexenios, se le ve como articulista serio, crítico y hasta a veces incomodo al poder, por la veracidad de sus artículos, con opiniones siempre certeras en los temas de actualidad, que le dan miles de seguidores en redes sociales, que alcanza record, sin precedente en sus artículos en temas de interés público. Así las cosas.