“Mi cabello medía desde la raíz 73 centímetros. Siempre me ha gustado tener el cabello largo. Tuve necesidad de cortármelo y venderlo. Me dieron 2 mil 500 pesos por él. el dinero se lo di a mi tía para mi abuelito que, por tener Covid-19, necesitaba oxígeno. Se compró el cilindro de oxígeno, pero sólo duró dos horas porque se puso el fluido a la capacidad más alta para que le subiera la saturación. Necesitamos con urgencia un concentrador de oxígeno y un tanque con mayor capacidad, porque  mi abuelito no quiere ir a un hospital. Quiere estar junto a mi abuelita, quien también está contagiada:  Se lo expresó la joven Ana Paola Romero a Vanessa Job para “Milenio”.