En 1970, siendo Presidente electo Luis Echeverría Alvarez, el entonces recién Senador Javier García Paniagua fue requerido en el recinto de toma de protesta del Presidente por el Jefe del Estado Mayor Presidencial, quien le dijo que el Presidente no queria que estuviera en su toma de protesta. Bragado como se le conoció toda su vida, le respondió: “díle al Presidente que sí él quiere eso, que venga a decìrmelo personalmente, y tú déjame de estar molestando”.. Por otro lado, no fue verídica la versión de que don Javier abofeteó en Los Pinos al Presidente López Portillo cuando éste le informó que no iba a ser el candidato a la Presidencia (“renuncio a la dirigencia del PRI y quédate con todo”), aunque al parecer sí es verdad que un familiar suyo lo hizo con un Presidente anterior.